La verdadera luz nunca se apaga

Una tarde Luisa Amanda se sentó en una banca junto a una monja que tejía un enorme mantel. La religiosa le permitió tocar el tejido que se extendía sobre sus piernas y parte de la banca en la que ambas estaban sentadas.   Lo Palpó, sintió la textura de los hilos que entrelazados le iban dando forma al lienzo, las yemas de sus dedos fueron recorriendo aquella consecución de hebras que  definían el hermoso mantel.      

Luisa Amanda sintió fascinación por el trabajo de la monja. Llena del entusiasmo propio de una niña de 10 años, dejó escapar de su boca la frase: “¡enséñeme a hacerlo, yo quiero aprender!”. Tras su alocución vino una respuesta inesperada que heló su cuerpo y la inundó de tristeza: “vos nunca podrás aprender hacer esto.”  17 años después, Luisa Amanda Aguirre recuerda aquellas palabras de la monja como si ese episodio de su vida fue ayer.

DSC_7553.JPG
Luisa Amanda trabaja en la panedería de sus padres adoptivos, pero también hace bisutería, oficios en los que se ha vuelto experta.

Luisa Amanda perdió la vista cuando apenas tenía 9 años debido a una condición congénita.  La pérdida de su visión fue progresiva durante sus primeros años de vida hasta quedar totalmente ciega cuando se acercaba a su pre adolescencia.
Sus padres adoptivos en la búsqueda de una educación adecuada a su condición, la llevaron con las monjas a un convento en la ciudad de Granada.  Luego de un tiempo ahí, fue trasladada a Managua, se alojó por un año donde unos familiares y empezó a ir al Centro de Educación Especial Melania Morales, ahí tuvo sus primeros conocimientos del sistema de escritura Braille, posteriormente fue atendida por el Ministerio de la Familia, instancia que hizo las coordinaciones para que fuera internada en el Hogar de Protección Pajarito Azul, llegó ahí a los 11 años y ahí pasó los siguientes 13 años de su vida.

Asumiendo el reto

Las palabras de la monja, que Amanda en medio de su inocencia no logró asimilar en el momento que penetraron sus oídos,  tiempo después se convirtieron en su fortaleza y fueron asumidas como un reto. Ella se propuso demostrarle a la gente que si quería, podía.

En Pajarito Azul aprendió a tejer, y según Ana Lorena Medrano, subdirectora de este hogar de protección, lo hace muy bien “vieras que bonito que teje Amanda” dice con orgullo. Pero Amanda no solo aprendió, sino que además enseñó a otros jóvenes con discapacidad,  “yo fui nombrada monitora de los muchachos porque ya tenía un poco más de conocimientos de lo que era el tejido” refiere Amanda y agrega que elaboraban, entre otros productos, cojines, gorros y bolsos.

Así inició Amanda su recorrido por la vida en la búsqueda del conocimiento.  Se convenció que su condición de no vidente no sería impedimento para ir  a la escuela. Y fue esa convicción, lo que en medio de las dificultades, la hizo alcanzar las metas que hasta ahora ha logrado y es también esa misma convicción la que la tiene pisándole los talones a las metas que le falta alcanzar.

Repensando la vida

“Tenía 9 años cuando perdí la vista, ya estaba en segundo grado de primaria, ya tenía el conocimientos de leer y escribir” recuerda Amanda.  “En ese momento sentí que el mundo se había cerrado por completo para mí” dice mientras sus dedos entrelazados se mueven inquietos posados alrededor de un palo de escoba que hace las veces de bastón.

“Ya no podría ver más las letras. Ver todo lo que estaba a mi alrededor y ahora no verlo me entristeció mucho en ese momento” dice Amanda.  Sin embargo agradece a Dios que siempre tuvo el apoyo incondicional de sus padres.

El perder la vista a tan temprana edad, significó para Luisa Amanda replantearse su existencia. Implicaba que todo, absolutamente todo cambiaba para ella.  Sin embargo ella no perdió la motivación de aprender y decidió que la ausencia de la vista no sería obstáculo para alcanzar su sueño.  Sus padres estuvieron de acuerdo y la apoyaron incondicionalmente, el recurso económico nunca fue suficiente, pero el amor, el afecto y el apoyo moral, esos sí, siempre fueron abundantes.

A empezar de nuevo

Amanda se acomodó en lo que sería su nueva morada, el Hogar de Protección Pajarito Azul, desde donde asiste nuevamente a la escuela Melania Morales, esta vez para que curse la primaria formalmente,  “ahí tuve que comenzar de nuevo  mi primaria otra vez desde primer grado” narra,  recuerda que entonces en esta escuela especial  solo enseñaban hasta cuarto grado, “pero los que estábamos estudiando   le insistimos  a los maestros que nos dieran la oportunidad de que hubiera 5to y 6to para sacar la primaria todos ahí, y fue así que terminé ahí mi primaria completa” relata.

Enseñándole al maestro

Por esas paradojas de la vida, mientras Amanda cursaba el sexto de primaria tuvo que enseñarle el sistema Braille a un docente del centro que había sido asignado para apoyar el área de ciegos, “él no tenía ningún conocimiento del sistema Braille, y como yo lo había aprendido muy bien, me tocó enseñarle” afirma Amanda.

“Fue una experiencia bastante exitosa y un poco fuera de lo común, una persona ciega enseñándole Braille a un vidente, y pues gracias a Dios, el profesor aprendió bien” afirma Amanda muy complacida.  Amanda además recuerda que enseñó también a 5 jóvenes más.

La secundaria: nueva escuela, nuevos desafíos

Ingresar a una escuela para una persona no vidente es toda una hazaña. Aunque el Estado de Nicaragua a través del Ministerio de Educación está haciendo esfuerzos encaminados a la inclusión escolar de niños y niñas con discapacidad, los resultados son aun incipientes, hace falta mucho camino por recorrer en materia de inclusión, en buena medida por lo lento que marchan estas iniciativas y por la falta de la inversión necesaria.

Los maestros, por más voluntad que tengan, no están  preparados para enfrentar el reto de transmitir el conocimiento a niños y niñas con discapacidad.  No poseen las herramientas técnicas, pedagógicas ni metodológicas, La mayoría de centros escolares no cuentan con las condiciones básicas necesarias de infraestructura,  por lo que las buenas intenciones se ven limitadas.  Amanda está convencida que cuando la discapacidad es la ceguera, las cosas son aun más complicadas. Sin embargo aun con todo ese panorama, ella también cree  que realmente “querer es poder”.

¡Aquí estamos!          

“Pero no fue nada fácil” afirma Amanda.  Cuando ella ingresó a la secundaria, no solo los que serían sus nuevos maestros y compañeros de clases le dieron la bienvenida, las dificultades también lo hicieron, se presentaron de inmediato, le hicieron reverencia, la rodeaban como susurrándole con sorna que estarían ahí acompañándola. Ella lo supo desde el inicio, por eso se puso una coraza echa de una aleación de paciencia y actitud para enfrentarlas.

El Centro Educativo Maura Clarke en Ciudad Sandino,  fue el escenario donde Amanda se dispuso a terminar su educación media, fue matriculada en este centro por la cercanía al Hogar Pajarito Azul.

El inicio fue complejo, pero tanto ella como los docentes, en lugar de sucumbir a los temores y la sensación  de impotencia que les provocaba no saber cómo enfrentar los problemas, los asumieron y juntos buscaron soluciones.

“Los maestros no sabían qué hacer conmigo porque era la primera vez que ellos iban a tener a una persona ciega” recuerda Amanda, “había otros dos jóvenes con discapacidad, pero con ellos no hubo problemas porque ellos podían ver” agrega.

“Mi caso les planteaba un mayor reto, empezaron a preocuparse  por cómo iban a enseñarme, cómo iba a desplazarme en el centro, como iba a copiar, como iba hacer los exámenes” cuenta Amanda.  Pero con el ingenio, la perseverancia y mucha disposición se fueron venciendo las dificultades.

“Dígame donde está cada tecla y vamos de viaje”

Recuerda que en el primer año tenía que aprender mecanografía, el primer día de clase la profesora estaba desconcertada, no sabía qué hacer, Amanda rememora la primera conversación  con ella: “la maestra se sienta frente a mí y me dice, Amanda dígame como le explico, ayúdeme usted, yo le respondí, usted solo dígame donde está cada tecla y vamos de viaje, nos vamos a llevar muy bien”.  Ese breve dialogo fue suficiente para tranquilizar a la angustiada maestra, a partir de ese momento las cosas marcharon bien, “así fui aprendiendo con ella, paso a paso” aduce Amanda.

Un día la maestra vio que Amanda tenía un libro en Braille, y le orientó como asignación que lo tradujera en la máquina de escribir.  “Cuando entregué esa tarea todos los muchachos estaban sorprendidos, se preguntaban como hacía yo para no equivocarme y ella misma me puso como ejemplo porque mis compañeros,  que miraban muy bien, tenían un montón de manchas de correctores en sus escritos”. Con el tiempo Amanda se convirtió en la maestra de apoyo de mecanografía para estudiantes de quinto y sexto grado.

Letras, números y Braille

Las matemáticas también traían para Amanda problemas adicionales a los que plantean los libros. El no poder comprender la explicación que el profesor hacia en la pizarra la frustraba. “Tuve bastantes dificultades porque el maestro explicaba en la pizarra para todos los estudiantes, pero para una persona ciega como yo, es bastante difícil comprender algo que no ve”.

Pero Amanda hizo propia una premisa que la misma ciencia de los números establece: para cada problema hay una y hasta más soluciones. Bajo esa lógica Amanda siempre encontró alternativas para superar los nuevos obstáculos.

Amanda refiere que el primer año el profesor de Matemáticas le pidió que le mostrara lo que aprendió en sexto grado “necesito que me lo muestre” le habría dicho el docente. Amanda procedió, usando una regla como guía, para ir escribiendo de manera lineal y sin que los números se montaran unos sobre otros  empezó a mostrarle al profesor lo que aprendió en la primaria, “así fui haciendo los primeros trabajos que él me dejaba y sacando mis notas, luego tuve ayuda de  otras personas”.

Amanda cuenta que en lo sucesivo los compañeros le dictaban las operaciones matemáticas a resolver, le leían los textos, ella los pasaba a braille, y luego los estudiaba. Para facilitar el proceso de aprendizaje el profesor le hacia las evaluaciones orales.

“En segundo año tuve otro pegón” dice Amanda, “el profesor que me dio matemáticas en primero ya no sería el mismo y la enseñanza venía más pesada, era un libro más grande de algebra” explica.  “El maestro se me arrimaba y me decía, -¿cómo haremos con usted?-, ¡no me siento capacitado para esto!”.  La actitud de Amanda fue la misma que ya había tomado con otros maestros: “No se preocupe profe, hay va ver que no es difícil, la cosa es tener paciencia”.   “Y para no hacer el cuento más largo así saqué matemáticas y física” concluye Amanda.

¡Bendita tecnología!

Clases de computación.  Un nuevo problema, ni el aula tecnológica, ni el profesor a cargo, estaban preparados para recibir a Amanda.  El docente desconocía el programa informático JAWS (Job Access With Speech), un software diseñado para ciegos que convierte el contenido de la pantalla en sonido, de manera que el usuario puede acceder sin necesidad de verlo), Amanda sabia que en la Organización de Ciegos Maricela Toledo, lo usaban, se puso en contacto con la organización y se lo facilitaron.

“Conseguí el programa y se lo di al profesor, ya con eso él se sintió con más valor para enseñarme computación”, Amanda refiere que la orientación en el aula de computación era que todos  debían trabajar en silencio, cada uno en su computadora con un folleto que se les entregaba como guía de trabajo, “pero el lector de mi computadora iba diciendo cada cosa que yo iba haciendo y eso metía ruido a la clase, entonces para resolverlo, me conseguí una audífonos y listo.”

Amanda ha hecho parte de la filosofía de su vida la premisa “todo tiene solución” y en la práctica ha comprobado que siempre es así.

Honor al mérito

Aquí cabe reconocer el merito a quienes, pese a enfrentar las limitaciones mencionadas, poseen la sensibilidad y la vocación de servicio, se toman muy a pecho la misión a la que han sido llamados  y hacen de tripas corazón,  Amanda tuvo la suerte de encontrarse con docentes hechos de esa madera. Maestros y maestras verdaderamente comprometidos.  Por eso su educación fue un verdadero proceso de enseñanza aprendizaje, siempre fue un asunto de doble vía, la reciprocidad fue un valor transversal en su formación académica. Ella aprendió pero tambien enseñó.  Los maestros enseñaron, pero tambien aprendieron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s